Existen varias opciones como tratamientos para el cáncer de piel, algunas son terapéuticas convencionales y otras consideradas no-convencionales. Esta división entre convencional o no es, lamentablemente, arbitraria y, en términos generales y como se hará evidente más adelante, responde más a usanzas y conveniencias comerciales que a principios científicos y sus consecuentes evidencias.

La estrategia terapéutica más común en cáncer en general es la eliminación del tumor, usando diversas técnicas de forma local pero no especifica ni selectiva. La eliminación del tumor se puede lograr de forma invasiva o no-invasiva. Además de esta diferenciación en lo invasivo, existe también la diferenciación válida entre los tratamientos de origen natural, sustancias que evolucionaron en el entorno y a las que la humanidad ha estado expuesta a lo lago de su evolución, y aquellas de origen sintético, o sea, desarrollado en laboratorio y a las cuales la fisiología humana nunca ha estado expuesta. Al respecto es interesante el remarcar que todas las sustancias sintéticas usadas en terapéutica, tienen en su origen un modelo molecular natural.

Por último, en el entendimiento de las opciones terapéuticas, está la diferenciación entre los tratamientos que son específicos y selectivos y los que no lo son. En el caso del cáncer, existen células que se han distorsionado y son anormales y que crecen en medio de células que son normales. Un tratamiento especifico y selectivo identifica y elimina solo aquellas células que son anormales, respetando aquellas que se comportan normalmente.

¿Qué tratamientos invasivos existen para el cáncer de piel?

Todo procedimiento que, con fines diagnósticos o terapéuticos, invade nuestro cuerpo es considerado invasivo.  Por ejemplo, para el cáncer de piel, la escisión quirúrgica remueve la parte de la piel con el tumor, incluyendo un margen de piel sana. La técnica de Mohs, un tipo de escisión quirúrgica, utiliza biopsias seriadas para limitar lo más posible la escisión de tejido sano. De la misma forma, alternativamente se usan otras técnicas locales de destrucción de tejidos como foto o crio terapia y electro-disecación y curetaje. Ninguna de estas técnicas invasivas es especifica o selectiva a nivel celular.

¿Qué tratamientos no-invasivos existen para el cáncer de piel?

Todo procedimiento que, con fines diagnósticos o terapéuticos, actúa en nuestro cuerpo desde fuera del mismo o desde su superficie, es considerado no-invasivo. Para el tratamiento del cáncer de piel contamos también entonces con opciones terapéuticas tópicas, desde la superficie, como cremas con agentes quimioterapéuticos sintéticos, que no son ni selectivos, ni muy específicos.

Dada su falta de especificidad y selectividad, con todas estas opciones los resultados son limitados, existiendo un porcentaje de recurrencia (vuelve a aparecer el cáncer) y efectos secundarios que pueden ser significativos. A esto hay que sumarle las posibles cicatrices y, en ciertos casos, la necesidad de cirugía reconstructiva que incluye, en ocasiones, injertos con las intervenciones quirúrgicas.

¿Qué tratamientos no-invasivos, específicos, selectivos y naturales existen para el cáncer de piel?

Por último, dentro de las opciones de tratamiento tópico, afortunadamente existe la crema Curaderm BCC que es una formulación de glucósidos de solasodine (BEC) de uso tópico. Como se verá más adelante, BEC es un compuesto natural que actúa de forma muy selectiva y específica con un efecto anti proliferativo y que, según mi experiencia, la de numerosos otros profesionales y gran cantidad de publicaciones científicas, trata de forma efectiva el carcinoma basocelular y espinocelular, las queratosis y queratoacantomas sin necesidad de otras intervenciones y todo lo que ellas acarrean.

¿Qué es Curaderm BCC?

Curaderm BCC es una formulación tópica (crema), con marcado CE. Clasificada como un agente queratolítico adyuvante en el tratamiento y cura de carcinomas basocelulares superficiales de la piel. Curaderm BCC contiene glucósidos de solasodina (BEC).

Curaderm BCC es un agente queratolítico adyuvante en los tratamientos del cáncer de piel.

Y… ¿qué es BEC?

BEC es un grupo de compuestos naturales que se extrae de plantas de la familia de la berenjena (Solanaceae). Fue descubierto por el Dr. Bill E. Cham a fines de los 70s en la Universidad de Queensland, Australia, cuando investigó en profundidad el folklore de rancheros australianos que hablaba de mejoría en el cáncer de su ganado usando el fruto de una planta local de la familia de la berenjena, Solanum linnaeanum. De esta planta el Dr. Cham extrajo y purificó BEC, que también se encuentra en la berenjena y otras plantas de la misma familia.

BEC fue extensamente estudiado por el Dr. Cham y su equipo en el Departamento de Medicina de la Universidad de Queensland, demostrando alta selectividad y especificidad en eliminar células cáncerosas sin afectar a las células normales. Siguiendo sus numerosas publicaciones, muchos otros grupos de investigadores en las últimas tres décadas confirmaron sus hallazgos.

Pero, ¿cómo actua BEC?

BEC elimina selectivamente células anormales (cáncerosas) las cuales expresan en su superficie un receptor que es específico para la ramnosa. La cual es un azúcar de las plantas que es parte de la molécula de BEC.

Al unirse este receptor con la ramnosa, BEC es internalizado y dispara la muerte de la célula. Debido a que las células normales no tienen estos receptores o tienen muy pocos, BEC no tendrá efecto alguno sobre las células normales.

En este vídeo se explica con más claridad:

¿Cuál es el grado de eficacia de BEC para los tratamientos del cáncer de piel?

Diversos ensayos clínicos utilizando BEC en formulación tópica para el tratamiento de lesiones proliferativas de la piel como el carcinoma basocelular han sido publicados.

El más significativo es un ensayo clínico de fase 3 realizado en el departamento de dermatología del Royal London Hospital, en Londres. Un estudio multicéntrico, con doble ciego, randomizado y publicado en el 2008. Allí se trataron 94 pacientes con carcinoma basocelular aplicando la crema con BEC o placebo dos veces al día por un máximo de 8 semanas.

La duración del tratamiento por 8 semanas se decidió arbitrariamente de antemano y el estudio demostró una tasa de curación del 78%. De haber continuado la aplicación de la crema con BEC hasta completar el tratamiento, la tasa de curación se habría acercado al 100% (puede llevar en ocasiones hasta 14 semanas, dependiendo del tamaño de la lesión). Esto ya se vio en estudios previos tanto como en mi experiencia y en la de muchos profesionales en las últimas décadas.

Para el tratamiento de la queratosis actínica o solar, el ensayo clínico publicado demostró una tasa de curación del 86% con la aplicación de una formulación tópica con BEC dos veces al día por tres días. Las queratosis responden muy rápidamente al tratamiento tópico con BEC y generalmente se resuelven en el transcurso de una semana de tratamiento.  Similares resultados se observan con queratoacantomas.

Todos los ensayos clínicos publicados muestran que la formulación tópica de BEC es segura, sin presentar efectos adversos significativos.

Las bondades de BEC

Los estudios publicados, la experiencia clínica de numerosos profesionales, y muchos miles de pacientes en las últimas 3 décadas, muestran que el tratamiento del carcinoma basocelular y espinocelular, las queratosis y queratoacantomas con formulaciones tópicas con BEC es práctico, seguro y eficaz. Sin efectos adversos significativos, se realiza en el hogar sin mayores complicaciones o requerimientos.

Considerando los costos reales de las otras terapias, los tratamientos para cáncer de piel con formulaciones tópicas con BEC son también muy económicos.

El fabricante de Curaderm BCC recomienda su aplicación con supervisión profesional médica.

¿Cómo se aplica Curaderm BCC?

Curaderm BCC se aplica directamente sobre la lesión, 2 o más veces al día. Una vez aplicada la crema sobre la lesión debe taparse la misma con un esparadrapo de papel, para evitar que la crema se seque. Este proceso se repetirá hasta la eliminación por completo del cáncer de piel.

(Para ver más, consultar el Prospecto e instrucciones de uso de CuradermBCC).

¿Cuántas unidades hacen falta para tratar el cáncer de piel?

Para lesiones tempranas y pequeñas, una unidad es suficiente. Pero para lesiones más avanzadas o grandes, es posible que se necesite alguna unidad adicional. Es importante destacar que incluso una vez abierta, la crema Curaderm BCC tiene una vida útil de 5 años si se la mantiene a una temperatura de entre 5ºC y 25ºC.

Vale, lo quiero! ¿Dónde se compra Curaderm BCC?

Puedes adquirir Curaderm BCC desde nuestra tienda online, y se te enviará a domicilio.

Y… ¿cómo supervisaría el avance de los tratamientos del cáncer de piel con Curaderm BCC?

Es recomendable la supervisión de un profesional de la medicina al aplicar Curaderm BCC para los tratamientos del cáncer de piel. El profesional será capaz de evaluar los avances de la lesión al aplicarlo sobre la misma. Si adquieres el producto en nuestra web, nosotros correremos a cargo con los gastos de la primera media hora de consulta con el doctor Gastón Cornu Labat.