Para explicar cuales son los síntomas del cáncer de piel y como se detecta, debemos tener en cuenta los tipos que hay. Éstos son: tipo no-melanoma (carcinoma basocelular o carcinoma espinocelular), o melanoma.

El diagnóstico de cáncer de piel se establece bajo el microscopio, examinando una muestra de la lesión obtenida por biopsia. Es relativamente fácil de tratar cuando es detectado tempranamente. Además, existen en desarrollo aplicaciones de inteligencia artificial que permiten diagnosticar con un altísimo grado de certeza si una lesión de la piel es cancerígena o no lo es.

Síntomas del cáncer de piel: Carcinoma basocelular

Estas lesiones usualmente comienzan como pequeños bultos en la piel frecuentemente cubiertos de pequeños vasos sanguíneos superficiales. A veces toman la apariencia de una pequeña úlcera que no cura y secreta fluido amarillento que forma costra. Cuando la piel alrededor de estas lesiones se estira, el carcinoma basocelular tiene una apariencia gris aperlada con pequeños vasos sanguíneos visibles.

Cinco características típicas del carcinoma basocelular (que son las más comunes)

  • Una úlcera que sangra o secreta fluido amarillento y forma costra, y que no sana después de varias semanas.
  • Una zona enrojecida o irritada, frecuentemente en el pecho, hombros o extremidades. A veces forma costra y puede dar comezón o dolor. En cambio otras veces sólo persiste sin ningún síntoma.
  • Un bulto o nódulo aperlado con tono rojizo, rosado o gris blanquecino. Ocasionalmente puede aparecer en tonos marrones o negros, especialmente en personas de pelo moreno, y se puede confundir con un lunar.
  • Un crecimiento rosado con borde redondeado y ligeramente elevado e indentación con costra en el medio.
  • Una zona que aparenta cicatriz, blanquecina, amarillenta o cerosa, con bordes poco definidos. La piel aparece brillante y tirante. Esto puede ser indicio de una forma agresiva de este cáncer.

Frecuentemente, dos o más de estas características aparecen en un mismo tumor. En ocasiones los síntomas del cáncer de piel del tipo carcinoma basocelular toman la apariencia de lesiones de piel no-cancerosas, como serían psoriasis o eczema.

Este tipo de cánceres aparecen habitualmente en partes del cuerpo expuestas frecuentemente al sol, como: la cara, calva, cuello y la V superior del pecho, y la parte alta de la espalda. Menos frecuentemente aparecen en la parte superior de brazos, manos o piernas.

El carcinoma basocelular, el más común de los cánceres de piel, es un tipo de cáncer de crecimiento lento y que rara vez hace metástasis. De un 5% a un 10% de los carcinomas basocelulares presentan comportamiento agresivo, invadiendo y destruyendo la piel y tejidos aledaños, llegando a veces a invadir hueso o cartílago si se lo deja progresar. Si bien en casos avanzados puede llegar a producir cicatrización y desfiguramiento significativo, es raro que causen la muerte.

Síntomas del cáncer de piel: Carcinoma espinocelular

El carcinoma espinocelular es la segunda forma más común de cáncer de piel. Derivado de las células escamosas o espinosas de la piel que forman la epidermis. Cifras de los EEUU estiman unos 200.000 casos nuevos al año y unas 1.900 muertes anuales a causa del mismo. También de crecimiento lento, estos tumores invaden y forman metástasis si se los deja sin tratamiento. Tienen una distribución similar al basocelular, pero tienden a ser más frecuentes que éste en brazos y manos.

El espinocelular tiende a manifestarse como un crecimiento inflamado y enrojecido, escamado y doloroso o molesto. En ocasiones se ulceran, sangran o forman costra, sin terminar nunca de sanar. Puede tomar forma de una verruga con costra y ocasional sangrado, un parche enrojecido, de bordes irregulares y ocasional sangrado y costra, una ulceración que sangra y forma costra. Un bulto con depresión central que sangra ocasionalmente. Característico de estas distintas formas es su crecimiento y persistencia en el tiempo.

Este tipo de cánceres están asociados también con exposición prolongada a radiación ultravioleta. Además, el espinocelular está también asociado con radioterapia para el tratamiento de otros cánceres, infección con el virus del papiloma humano, toxinas químicas, medicaciones inmunosupresoras y dietas bajas en antioxidantes.

Dos variantes del carcinoma espinocelular que merecen mención aparte

  • El espinocelular de la calva es una forma inusual de este cáncer, que es considerado el más agresivo.
  • La otra variante es el cáncer de pene. El 95%de los tumores del pene son del tipo espinocelular y tienen un comportamiento similar a sus variantes en el resto de la piel. Las opciones terapéuticas para esta variante son las mismas que para las otras variantes e incluyen, dependiendo de qué tan avanzado esté, la penectomía o extirpación parcial o total del pene. Como con el resto de las lesiones aquí descriptas, existe un tratamiento tópico altamente efectivo y seguro para este tipo de cáncer: CuradermBCC. Éste se describe en detalle en el Study Solasodine glycoalkaloids.

¿Existen otros cánceres de piel no-melanoma?

Sí, existen otros tipos de cánceres de piel no-melanoma que son más raros. Estos son el cáncer de células de Merkel, el sarcoma de Kaposi y el linfoma cutáneo de células T. Estos tumores tienen comportamiento biológico y terapéutica distinta de las variantes más comunes de cáncer de piel ya mencionadas. Por último, en la piel pueden aparecer como tumores metástasis de cánceres internos. Estos tumores no son considerados cánceres de piel aunque allí aparezcan.

Queratosis actínica o solar

Aunque la queratosis actínica o solar es un tipo de lesión de piel benigna, dado el riesgo de desarrollar carcinoma espinocelular, se considera a estas lesiones de la misma forma que a los cánceres de piel no-melanomas y se recomienda su tratamiento. La manifestación más común de queratosis son áreas de la piel engrosadas y escamadas o formando costras, asociadas con áreas de la piel con daño solar crónico. Es un tipo de lesión extremadamente común en personas de piel clara y con el avance de la edad.

Ejemplos de Queratosis actínica:

Las opciones terapéuticas disponibles son las mismas que para los cánceres de piel no-melanoma. Como se mencionó previamente, existe también la opción de tratamiento tópico con Curaderm BCC que ha mostrado en estudios publicados ser altamente efectivo y seguro (Ver Single blind controled clinical trial AK – Bill E. Cham 2013).

Síntomas del cáncer de piel: Melanoma

Este tipo de cáncer de piel representa el 4% de los cánceres de piel y tiene un comportamiento biológico distinto del resto de estos canceres, razón por la cual al carcinoma basocelular y al espinocelular se los considera cánceres de piel no-melanoma. Algunos de los síntomas del cáncer de piel del tipo melanoma son que tienen tendencia a crecimiento rápido y metástasis tempranas, por lo que son mucho más agresivos y potencialmente fatales que los otros tipos.

Los melanomas se originan de los melanocitos, células de la piel que producen melanina, el pigmento de la piel. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo donde hay melanocitos. Además de la piel, melanocitos se encuentran en el intestino y el ojo.

Síntomas del melanoma

Los síntomas iniciales más comunes de melanoma son cambios significativos en un lunar preexistente o la aparición de una nueva lesión tipo lunar pero de aspecto inusual. No siempre el melanoma tiene apariencia de lunar.

Melanoma

El tratamiento del melanoma en su etapa temprana incluye resección quirúrgica. En casos más avanzados se incluye resección de los ganglios linfáticos vecinos y quimioterapia, radiación e inmunoterapia. Curaderm BCC NO es recomendado para el tratamiento de melanomas.

Seguir en: ¿Qué tratamientos existen para el cáncer de piel?