Desde aquí queremos resolver todas tus dudas sobre que es el cáncer de piel: los tipos que hay, sus síntomas, su origen y su tratamiento. Para ello, contaremos con el Dr. Gastón Cornu Labat, médico cirujano formado en EEUU y especializado en varias disciplinas médicas. Él es quien provee toda la información científica, aclarará todas vuestras dudas y os aconsejará a lo largo de toda la web, basado en sus años de experiencia clínica.

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es el crecimiento anormal de células en la piel que no respetan las funciones y ciclos normales que le corresponden. Y tienden a duplicarse y crecer, destruir tejidos vecinos, invadir y eventualmente, en ciertas instancias, desprenderse del grupo original haciendo lo mismo en otras partes del cuerpo. Esto es lo que se conoce como metástasis.

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer en el ser humano. Y hay más casos de cáncer de piel en el mundo que de todos los otros cánceres combinados. Debido a esto, consideramos de vital importancia informarte bien sobre el tema.

Los diferentes tipos de lesiones proliferativas

Existen diversos tipos de lesiones proliferativas, o crecimientos anormales, de las distintas células de la piel. Estas lesiones pueden tener un comportamiento benigno o maligno. Ciertas lesiones benignas tienen potencial de convertirse en malignas, por lo que se las conoce como premalignas. La mayoría de estas lesiones preocupantes, malignas o premalignas, están principalmente asociadas con la exposición a la radiación ultravioleta (generalmente del sol).

Las lesiones benignas de piel comúnmente se las clasifica como pigmentadas o no pigmentadas dependiendo de si tienen exceso de melanina (color oscuro) o color de piel normal. Lesiones benignas de piel pigmentadas más comunes son las pecas, el lentigo simple o solar (manchas de “vejez”), y los lunares. Típicamente son lesiones con coloración uniforme, chatas en el caso del lentigo y las pecas, o elevadas y de bordes uniformes, como comúnmente son los lunares. Aunque existen variantes de lunares chatos. Lesiones benignas de piel no pigmentadas comunes son las verrugas, lunares amelanóticos (sin pigmentación) y quistes epidermoides.

Otro tipo de lesiones benignas de piel son las queratosis. Estas son lesiones proliferativas de queratinocitos, las células que forman la queratina, la capa más superficial de la piel y que también son conocidas como espinosas o escamosas. Las más comunes de estas lesiones son la queratosis actínica o solar, y la seborreica. El queratoacantoma es un tumor benigno de similar origen. La queratosis actínica es considerada lesión premaligna ya que puede degenerarse a carcinoma espinocelular en hasta el 10% de los casos. Las queratosis son muy comunes y su incidencia varía según países y poblaciones, y en algunas regiones llega a afectar al 50% de la población de la tercera edad.

En el caso de la queratosis actínica, se recomienda que estas lesiones sean tratadas dado su riesgo de convertirse en cáncer. Los tratamientos comúnmente disponibles son los mismos que se utilizan para los cánceres de piel. Como se explica más adelante, existe también un tratamiento natural poco difundido, que es altamente efectivo y seguro para las queratosis y queratoacantomas: Curaderm BCC.

Qué tipos de cáncer de piel existen?

El entendimiento de los distintos tipos de cáncer de piel ayuda en su comprensión. Existen tres tipos principales de cáncer de piel: Carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma maligno.

Los carcinomas basocelulares y espinocelulares son las formas más comunes de cánceres de piel y se los conoce como cánceres de piel no-melanoma. Por otro lado, el melanoma (maligno) es la forma más grave de cáncer de piel porque tiende a diseminarse (metastatizar) tempranamente. En términos generales, el 80% de los cánceres de piel son basocelulares, el 16% son espinocelulares, y el 4% son melanomas.

La causa más común de cáncer en general son circunstancias o elementos del entorno que afectan a las células y su código genético (ADN) y que llevan a que estas inicien el crecimiento anormal previamente descripto.

En el caso de los canceres de piel no-melanoma, los factores del entorno que han sido identificados como causantes o relacionados son:

  • La sobreexposición a radiación ultravioleta del sol o las camas solares.
  • La radioterapia como ser los rayos x o rayos gama utilizados para tratar el cáncer.
  • Químicos tóxicos como el arsénico.
  • Medicaciones inmunosupresoras.
  • Dietas pobres en antioxidantes.

¿Qué factores de riesgo existen para el desarrollo de cáncer de piel no-melanoma?

Los factores de riesgo mejor conocidos y entendidos son la exposición al sol, la edad y el tono claro de piel. Los ancianos de piel clara tienen el mayor riesgo de desarrollar carcinoma basocelular. La cara es la parte del cuerpo donde estos canceres más comúnmente aparecen. Esto es porque la cara es la parte del cuerpo más expuesta al sol. Alrededor del 20% de estos canceres aparecen en zonas de la piel menos expuestas al sol como el pecho, la espalda, las extremidades o la calva.

Las regiones del planeta con la mayor incidencia de radiación solar a lo largo del año y con predominancia de población de piel clara son las regiones con la mayor incidencia de carcinoma basocelular por habitante. Por ejemplo: Australia tiene una de las incidencias por habitante de este cáncer más altas del mundo.

También se sabe de una cierta predisposición genética. Gente de origen celta y europeo del norte tienen mayor riesgo de desarrollar carcinoma basocelular.

Seguir en: ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de piel?